top of page

La FSA se apega a los consejos anteriores después de los resultados del estudio COVID.



La Agencia de Normas Alimentarias (FSA) ha publicado una investigación sobre el tiempo que el virus que causa el COVID-19 puede sobrevivir en alimentos y envases. La Universidad de Southampton produjo el informe bajo contrato con la FSA. Los investigadores midieron la tasa de inactivación del virus en la superficie de varios tipos de alimentos y envases de alimentos. Solo se estudió una cepa de COVID. Una evaluación de riesgos de la FSA en 2020 encontró que era muy poco probable que se infectara a través de los alimentos. Los resultados del estudio no cambiarán el consejo de que no es necesario tomar precauciones adicionales debido al COVID-19 al manipular alimentos y empaques, siempre que se sigan buenas prácticas de higiene. Los hallazgos respaldan las opiniones de la Comisión Internacional de Especificaciones Microbiológicas de los Alimentos (ICMSF) en 2020 de que el SARS-CoV-2 no debe considerarse un peligro para la inocuidad de los alimentos y la orientación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 2021 . Se cree que el SARS-CoV-2 se transmite al tocar superficies contaminadas y luego la cara. Se supone que la ruta principal de transferencia a los alimentos y los envases es la contaminación cruzada de personas infectadas. El riesgo de coronavirus a través de los alimentos es bajo “Esta investigación nos brinda información adicional sobre la estabilidad del coronavirus en las superficies de una variedad de alimentos y confirma que las suposiciones que hicimos en las primeras etapas de la pandemia eran apropiadas y que la probabilidad de que pueda contraer COVID a través de los alimentos es muy bajo”, dijo Anthony Wilson, líder del equipo de evaluación de riesgos microbiológicos de la FSA. El estudio de laboratorio contaminó artificialmente el virus infeccioso SARS-CoV-2 en las superficies de los alimentos y los envases. Los científicos midieron cómo la cantidad de virus infecciosos disminuyó con el tiempo, en un rango de temperaturas y niveles de humedad, reflejando las condiciones típicas de almacenamiento. El virus SARS-CoV-2 se agregó a los alimentos y envases en un volumen que representa las gotas respiratorias que caen sobre sus superficies. El virus infeccioso se recuperó de los alimentos por el método que dio la recuperación más alta de las tres formas probadas. Los resultados mostraron que la supervivencia del virus varió según los alimentos y los envases examinados. Para la mayoría de los alimentos, hubo una caída significativa en los niveles de contaminación por virus en las primeras 24 horas. El equipo probó el brócoli, los pimientos, la manzana, la frambuesa, el queso cheddar, el jamón en rodajas, las aceitunas, la salmuera de las aceitunas, las cortezas de pan blanco y marrón, los croissants y el pain au chocolat. Los materiales de empaque fueron bandejas y botellas de tereftalato de polietileno (PET); latas de aluminio y cartones compuestos para bebidas. Resultados diferentes según el alimento y el tipo de empaque En algunos casos, se detectó virus infeccioso durante varias horas o días, bajo ciertas condiciones probadas. Para el queso cheddar y el jamón rebanado, almacenados en condiciones de refrigeración y con un rango de humedad relativa, los niveles de virus se mantuvieron altos hasta una semana después, cuando se detuvieron las pruebas. Cuando se probaron manzanas y aceitunas, el virus estaba en el límite de detección muy rápidamente, en una hora, cuando se midió el primer punto de tiempo. La tasa de disminución viral fue rápida, en unas pocas horas, para croissants y pain au chocolat. Para todos los envases, hubo una caída significativa en los niveles de contaminación en las primeras 24 horas. Los hallazgos que muestran el largo tiempo de supervivencia del SARS-CoV-2 en el jamón y el queso resaltan la importancia de la manipulación adecuada de los alimentos para evitar la contaminación antes del consumo, dijeron los investigadores. “Las posibles implicaciones para la salud pública no están claras, ya que se considera que la inhalación de aerosoles y gotitas respiratorias es la ruta principal de transmisión del SARS-CoV-2”, agregaron.

Fuente: FoodSafetyNews

1 visualización
bottom of page