El porcino mexicano genera más de dos millones de puestos de trabajo