Durante los últimos 24 años, el consumo de carne de pollo en México creció más que la producción.